BÉLGICA

23-01-18

Proyecto de ley que permite allanar casas para detener inmigrantes desata polémica


Un proyecto de ley presentado por las formaciones políticas belgas Nueva Alianza Flamenca (N-VA) y el Partido Cristiano-Demócrata y Flamenco (CD&V) que habilita a la policía a registrar viviendas para arrestar a inmigrantes ilegales, fue duramente criticado hoy por asociaciones judiciales que advierten que atenta contra la inviolabilidad del domicilio.

En caso de aprobarse este proyecto de ley, que cuenta con el apoyo del gobierno federal, la policía sólo necesitaría la aprobación de un juez de instrucción para ingresar en las viviendas de inmigrantes ilegales o de cualquier ciudadano belga que los albergue.

Hasta el momento, en caso de negativa a cooperar, la policía se ve obligada a permanecer en la puerta, precisa el diario belga Le Soir en su edición digital.

Esta propuesta se registró después de que el gobierno belga ordenó el pasado domingo el arresto de los inmigrantes indocumentados que viven en el parque Maximillien de Bruselas, pero una cadena humana de unas 2.500 personas impidió concluir la operación, según informó la agencia de noticias EFE.

“Es un proyecto de ley escandaloso”, aseguró Benoit Hellings, diputado por el partido francófono ecologisa Ecolo, quien entiende que “no se puede derogar un derecho fundamental como es la inviolabilidad del domicilio salvo en caso de que se cometan crímenes graves”.

“La medida perseguirá a personas que no han cometido más delito que no tener papeles”, afirmó el legislador en referencia al proyecto de ley que, desde su punto de vista, “busca asustar a un importante movimiento social y criminalizar la solidaridad”.

Por su parte, el partido Demócrata Federalista Independiente (DéFI) tachó la propuesta de “liberticida y desproporcionada” a través de un comunicado, en el que también alertó que podría ser “una fuente de inseguridad jurídica”.

Sin embargo, el presidente del partido al que pertenece el primer ministro de Bélgica, Charles Michel, Movimiento Reformador (MR), Olivier Chastel, aseguró que “las personas que están acogiendo a los inmigrantes del parque Maximillien no tienen de qué preocuparse”.

La medida tampoco cuenta con el aval cerrado de los magistrados, pues la presidenta del sindicato de jueces belga, Manuela Cadelli, denunció que “el juez de instrucción tan solo podrá autorizar los registros, no tendrá ningún margen de maniobra”.