CORRUPCIÓN

11-06-19

Mañana habrá veredicto en el juicio de José López, y la monja Aparicio se declaró “inocente”

El Tribunal que juzga al detenido ex secretario de Obras Públicas del kirchnerismo José López por supuesto enriquecimiento ilícito, a raíz de los casi nueve millones de dólares que intentó esconder en un monasterio en junio de 2016, dará mañana su veredicto, en tanto que la religiosa Inés Aparicio se declaró "inocente" en sus últimas palabras.

López tendrá mañana, desde las 9.30, la oportunidad de hablar por última vez ante los jueces del Tribunal Oral Federal 1 Ricardo Basílico, Adrián Grünberg y José Antonio Michilini. Los magistrados ya escucharon en la última audiencia a otros acusados, la ex esposa del detenido María Amalia Díaz, la religiosa Inés Aparicio y los empresarios Andrés Galera y Eduardo Gutiérrez. Mañana, en el llamado Salón de Usos Múltiples de los tribunales federales del barrio porteño de Retiro, serán las últimas palabras de otros dos empresarios, Carlos Gianni y Marcos Marconi, y de López. Posteriormente, en horario a determinar, se dará a conocer el veredicto.

“Gracias a Dios por las fuerzas que me ha dado para estar acá en esta situación”, se limitó a decir ayer Díaz, la ex esposa de López, ante los jueces mientras que, por videoconferencia, la religiosa Aparicio se declaró “inocente”. “Confío en que Dios hará justicia para todos”, concluyó la religiosa, quien quedó procesada por supuesto encubrimiento a López a raíz de haberle abierto la madrugada de los hechos la puerta del monasterio de General Rodríguez, y haberlo ayudado a entrar los bolsos que ella sostuvo, creyó que eran de comida.

A su turno, el empresario Eduardo Gutiérrez se quebró en llanto cuando dijo ante los jueces sentirse “maltratado con mentiras”, aludió a la “impotencia” y a las “distorsiones de la realidad” que escuchó en el alegato final del fiscal de juicio Miguel Angel Osorio. “Desde el primer día hasta hoy siempre lo que dije fue verdad”, sostuvo en dueño de la constructora “Farallón”, procesado como supuesto testaferro de López porque, según la acusación, figura como dueño de la casa de Dique Luján, en Tigre, que decía alquilar el ex funcionario y que sostiene que en realidad le pertenece.

Gutiérrez afirmó siempre que la casa es de su propiedad y que se la alquilaba a López. “No tengo nada que ver con lo ocurrido”, sostuvo en sus últimas palabras interrumpidas varias veces por sollozos. Con López, dijo, “tenía una relación de trabajo institucional y de inquilino, una relación cordial”. Gutiérrez aludió a su familia y a uno de sus hijos presente en la audiencia. “Cómo puede decirsele a la gente ‘vamos a luchar contra la corrupción’, frase marquetinera. No se lucha sin verdad y sin justicia, acá en los acusadores faltó el tema de verdad y de justicia, se les cayeron todos los argumentos centrales y sólo se sostuvieron con mentiras y errores”.

 

El empresario pidió ser absuelto.

Lo mismo hizo en sus últimas palabras el otro acusado de haber sido presunto testaferro de López en la casa de Dique Luján, Andrés Galera, primer comprador del lugar que luego habría vendido a Gutiérrez. “En el 2008 compré un lote y en el 2010 vendí un lote con mejoras. Siempre veo en todas las noticias de este juicio que he alquilado esta casa, la casa de López y continúan con eso después de tres años de juicio oral. Esto me ha perjudicado totalmente a mi nivel profesional y empresarial”, sostuvo Galera. “Soy inocente” agregó el contador.

La fiscalía pidió condenar a José López a seis años de prisión; a los empresarios Galera, Gutiérrez y Gianni, a 3 años y 6 meses de cárcel, y a la ex esposa del ex funcionario, a 1 año y 6 meses. Para la religiosa Aparicio el fiscal pidió la absolución, y para el otro empresario, Marconi, un año de prisión. Además, otro aspecto que tendrá que decidir el Tribunal es si acepta el reclamo fiscal para decomisar los nueve millones de dólares que permanecen en el Banco Central y las dos propiedades bajo investigación, la del Tigre y un departamento en el barrio porteño de Recoleta.

La defensa oficial de López pidió que sea absuelto por el delito de enriquecimiento ilícito y que el origen del dinero secuestrado al detenido la madrugada del 14 de junio de 2016 en el monasterio sea investigado en el marco de la causa por los cuadernos de la corrupción, en la que es “imputado colaborador”.