MOSCÚ

23-01-18

Macri y Putin dieron un salto cualitativo en la relación

El presidente Mauricio Macri y su par ruso, Vladimir Putin , se reunieron hoy en el Kremlin para afianzar la relación bilateral entre ambos países. Dentro de la agenda pactada tocaron diversos temas, donde  Venezuela casi no fue mencionaday destacaron la llegada de inversiones.

Había dudas de lo que podía pasar. Vladimir Putin es un líder poderoso y enigmático que no siempre comunica sus decisiones al equipo que lo rodea. Existía el temor de que lo dejara esperando una o varias horas, como lo hizo con otros jefes de Estado. Y también alguna inquietud en torno al diálogo que mantendrían. “La verdad que la reunión en Hangzhou (China, en el marco del G20) no anduvo bien, pero esta vez se dio un salto cualitativo en la relación, y estoy seguro de que va a redundar en beneficios bien concretos para la Argentina”, dijo uno de los funcionario del presidente Mauricio Macri que estuvo en la bilateral a los periodistas argentinos que quisieron conocer los detalles de la reunión.

De hecho, Putin solo retrasó media hora el encuentro que se hizo en la Sala de Gabinete, a donde Macri fue acompañado por el canciller Jorge Faurie, el secretario de Asuntos Estratégicos, Fulvio Pompeo, y el embajador argentino Ricardo Lagorio. Por el lado del país anfitrión, estuvieron el canciller Serguéi Lavrov, el jefe del Servicio Federal de Control Veterinario y Fitosanitario, Serguéi Dankvert, y el asesor en política exterior (personal de Putin), Yuri Ushakov.

Por lo que trascendió, no hubo diferencias en los temas que se trataron. “Cada presidente hizo un repaso de su agenda internacional, y si bien Macri comentó que América del Sur es una región de paz y democracia, salvo en el caso de Venezuela, donde hay un régimen que no respeta los derechos humanos, Putin no contestó, ni se refirió al punto”, aseguró otro de los funcionarios que acompañaron al Presidente.

Por su lado, “Putin destacó la relevancia que tiene Siria en su posicionamiento internacional y agradeció que Argentina esté involucrada en un plan para refugiar ciudadanos sirios que deben huir de su país”. Agregó la fuente que “Rusia y Argentina buscan concentrar su política exterior en los organismos de cooperación, básicamente las Naciones Unidas, así que ahí hay claras coincidencias, aunque por distintas razones: ellos porque tienen poder de veto en el Consejo de Seguridad y nosotros porque somos un país mediano, que necesitamos la cooperación de la comunidad internacional”.

Ese encuentro duró 40 minutos y luego pasaron a la sala comedor, donde se sirvió un almuerzo en cinco pasos, muy sofisticado, con vino tinto y blanco, que Macri degustó encantado, aunque solo tomó agua. En ese momento se sumaron los otros miembros de la delegación, los gobernadores de Misiones, Hugo Passalacqua, y de Entre Ríos, Gustavo Bordet, además de los ministros de Energía y Agroindustria, Juan José Aranguren y Luis Miguel Etchevehere.

Por el lado de los argentinos, que Putin mencionara la importancia de la “diplomacia deportiva” y que, incluso, hablar de fútbol, a pesar de que es un deporte que no le interesa, y hasta de las buenas posibilidades de la Argentina de ganar el Mundial, fue analizado como un gesto altamente positivo, por lo menos en comparación con el equívoco en torno al tema que se generó en el encuentro de Hangzhou. Los testigos aseguran, incluso, que Macri sugirió la posibilidad de que jugadores argentinos sean contratados por los equipos rusos. Putin fue todavía más allá y, en tono de broma, aparentemente porque no son demasiado buenos los jugadores de ese país, dijo que mejor sería que directamente vayan a entrenarse a la Argentina para mejorar su perfomance.

Para un funcionario que acompañó al Presidente, “que Macri apoye el Mundial también es muy importante” y, finalmente, “a pesar de los cambios políticos argentinos que Rusia no esperaba, hoy las empresas rusas pueden sacar sus dividendos sin problemas y reconocieron que tienen mejores condiciones de inversión que hace dos años”.

Macri y Putin “están construyendo una relación y van muy bien”, dijo Faurie a los periodistas argentinos en el lobby del Ritz Carlton. Y no siguió hablando porque desde el primer piso se vio que bajaban los periodistas de Russian Television y de la agencia oficial TASS, que habían terminado de entrevistar al Presidente. Dos minutos después, se vio que Macri y Juliana Awada salían del ascensor para tomar el auto que los llevaría al aeropuerto donde abordarían un avión directo a Zürich, para luego trasladarse a Davos. Ahí se iniciará otro capítulo.