VENEZUELA

12-09-18

“Lobo Feroz” abusó de 500 nenes para vender pornografía de violaciones

Si bien debía llegar el martes a Colombia, al parecer la aerolínea comercial que debía trasladarlo se negó a hacerlo, informó El Heraldo.

Peter Pan, El lobo feroz o -aún más revelador – Sadyko 13. Esos son los apodos del colombiano Juan Carlos Sánchez Latorre, el hombre acusado en su país de violar cerca de 500 nenes, grabarlos y vender pornografía infantil. Tras su detención en Venezuela hace 10 meses, será extraditado el jueves a su país.

Si bien debía llegar el martes a Colombia, al parecer la aerolínea comercial que debía trasladarlo se negó a hacerlo, informó El Heraldo.

La revista local Semana señala que Sánchez, técnico de sistemas, violó a más de 500 menores de edad. Además, el mismo medio precisa que el hombre, “quien puede ser uno de los peores criminales de la historia de Colombia”, tiene entre sus víctimas a una pequeña de 14 meses además de niños entre los 8 y los 14 años de edad.

En el 2005 se reportaron más de 50 violaciones a menores de edad en Barranquilla y sus alrededores. Seis de esas víctimas identificaron a Sánchez como su agresor.

En el 2008 inició el juicio y el 14 de marzo de ese año fue capturado en Barranquilla por acceso carnal abusivo y acto sexual. Sin embargo, ocho meses después fue puesto en libertad porque los términos de su proceso se vencieron. Entonces, huyó a Venezuela.

“Los testigos no han comparecido en el juicio, el sentido de responsabilidad social se degrada y si no han comparecido, no hay condenas y no avanzan los procesos”, explicó en ese momento el fiscal general, Néstor Humberto Martínez.

Sin embargo, con el tiempo la justicia colombiana logró recaudar pruebas suficientes contra Sánchez. La investigación se adentró en una trama gigantesca de pedofilia. En un allanamiento en México los agentes descubrieron videos de 276 pequeños violados, según precisó Semana. El operativo policial se realizó en aquel país contra Héctor Farías, cómplice y enlace de Sánchez para la distribución de pornografía internacional.

Mientras la investigación continuaba, Sánchez se instaló en Maracaibo, ciudad venezolana frontera con Colombia. Allí lo conocían como Peter Pan y Michael Jackson y alcanzó a trabajar en los últimos meses antes de su detención como técnico de computadoras.