NI TODXS, TOD@S , TODES

29-11-18

La Real Academia Española volvió a rechazar el lenguaje inclusivo

Junto a la Asociación de Academias de la Lengua Española presentaron un texto titulado “Libro de estilo de la lengua española” con el fin de que escritores digitales puedan resolver sus dudas.

La Real Academia Española y la Asociación de Academias de la Lengua Española presentaron un texto titulado “Libro de estilo de la lengua española” con el fin de que escritores digitales puedan resolver sus dudas.

El manual pretende aclarar ciertas cuestiones ortográficas, fonéticas y gramaticales que han evolucionado con el paso del tiempo. En este sentido, uno de los apartados hace énfasis en la idea de la inclusión del doble género “todos y todas”, “todxs”, “todes” o “tod@s” en el que deja en claro que el género masculino puede abarcar al femenino en ciertos contextos.

“El masculino, por ser el no marcado, puede abarcar el femenino en ciertos contextos. No hay razón para pensar que el género masculino excluya a las mujeres en tales situaciones”, afirma.

 

“Los ciudadanos y las ciudadanas, los niños y las niñas

Este tipo de desdoblamientos son artificiosos e innecesarios desde el punto de vista lingüístico. En los sustantivos que designan seres animados existe la posibilidad del uso genérico del masculino para designar la clase, es decir, a todos los individuos de la especie, sin distinción de sexos: Todos los ciudadanos mayores de edad tienen derecho a voto.

La mención explícita del femenino solo se justifica cuando la oposición de sexos es relevante en el contexto: El desarrollo evolutivo es similar en los niños y las niñas de esa edad. La actual tendencia al desdoblamiento indiscriminado del sustantivo en su forma masculina y femenina va contra el principio de economía del lenguaje y se funda en razones extralingüísticas. Por tanto, deben evitarse estas repeticiones, que generan dificultades sintácticas y de concordancia, y complican innecesariamente la redacción y lectura de los textos.

El uso genérico del masculino se basa en su condición de término no marcado en la oposición masculino/femenino. Por ello, es incorrecto emplear el femenino para aludir conjuntamente a ambos sexos, con independencia del número de individuos de cada sexo que formen parte del conjunto”.

 

Por otro lado, en el capítulo “Escritura y comunicación digital” se estudian en detalle el correo electrónico, las páginas web, el periodismo digital, los chats, los guasaps y la mensajería instantánea, y las redes sociales. La RAE suma “tqm”, “guasap” y “yutubero”.