CORONAVIRUS

06-02-20

La OMS pidió 675 millones de dólares para combatir el coronavirus y descartan casos en la Argentina

La Organización Mundial de la Salud (OMS) pidió a la comunidad internacional la inversión de 613 millones de euros (675 millones de dólares) para financiar la puesta en marcha en los próximos tres meses de su plan de respuesta contra el coronavirus, enfermedad que causó 563 muertes en China y 28.018 infectados mientras que en Wuhan, donde comenzó el brote, fue confirmado el primer caso en un recién nacido.

En la Argentina, el Ministerio de Salud emitió nuevas recomendaciones para el personal de salud, las empresas, los organismos públicos y los aeropuertos, al tiempo que fueron descartados dos casos, una mujer internada en la ciudad de Posadas y un hombre en el Hospital Zubizarreta de la ciudad de Buenos Aires. La embajada China en la Argentina, por su parte, emitió un comunicado en el que desmiente que haya empleados de esa sede diplomática con la enfermedad.

En tanto, un crucero que navegaba en el Mar de Japón con 3.700 personas está en cuarentena desde hace 48 horas al detectarse 10 personas con coronavirus mientras que lo mismo sucede con otro crucero con 1800 personas a bordo frente a las costas de Hong Kong, en donde se detectaron tres personas con esa enfermedad. La representación en Argentina de la empresa Diamond Princess, propietaria del crucero en cuarentena de Japón, dijo hoy a Télam que no puede confirmar la presencia de argentinos en la embarcación.

La OMS llamó hoy a la comunidad internacional que sea solidaria e invierta 613 millones de euros (675 millones de dólares) para financiar la puesta en marcha en los próximos tres meses de su Plan Estratégico de Preparación y Respuesta contra el coronavirus, informó la agencia Europa Press. “Nuestro mensaje a la comunidad internacional es: invertir hoy, o pagar más tarde. (…) Estamos solicitando 675 millones de dólares para financiar el plan para los próximos tres meses”, dijo el director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus,

El Plan pretende apoyar a los países a prevenir, detectar y diagnosticar la transmisión por el coronavirus. “675 millones es mucho dinero”, pero “es mucho menos al problema al que nos enfrentaremos si no invertimos en preparación ahora”. “Una vez más, no podemos derrotar este brote sin solidaridad, solidaridad política, solidaridad técnica y solidaridad financiera”, precisó.

Durante una rueda de prensa en Ginebra, el director de la OMS manifestó, además, que “sin olvidar lo difícil que es para la gente de Wuhan, la mayor preocupación es el potencial de propagación” en países con sistemas de salud más débiles y que carecen de la capacidad de detectar o diagnosticar el virus. “Entendemos que la gente esté preocupada, y con razón pero este no es un momento para el miedo. Es un momento para una acción e inversión racionales basadas en la evidencia, al menos mientras todavía tengamos una ventana de oportunidad para controlar este brote”, dijo Tedros.

En tanto, médicos del Hospital de Wuhan, epicentro del brote de coronavirus, informaron del primer caso de un bebé infectado con el virus solo 30 horas después de haber nacido, lo que podría confirmar la transmisión del virus en el útero ya que la madre, que dio a luz el pasado 2 de febrero, también dio positivo por el virus antes del parto, según la agencia Xinhua. Las autoridades sanitarias Chinas anunciaron hoy dos fármacos que estarían en condiciones de detener la propagación del brote, aunque la OMS manifestó extrema cautela al asegurar que aún “no hay terapias efectivas” para erradicar una patología que causó la mayor cantidad de infecciones en un solo día, según la agencia Ansa.

Un equipo de investigación dirigido por Li Lanjuan anunció que probó con éxito dos viejos fármacos antivirales, Abidol y Darunavir, y afirmó que que pueden “efectivamente inhibir el coronavirus. Tanto es así que el equipo médico se mudó a la provincia de Hubei para “reforzar el tratamiento” de nuevos pacientes. Pero la OMS enfatizó que aún “no se conocen terapias efectivas” y que las únicas certezas es el “número relativamente bajo de infecciones fuera de China, 1%”, que “brinda una oportunidad para evitar que la situación se convierta en una pandemia”.