BÉLGICA

07-11-18

La Justicia obliga al rey emérito Alberto II a someterse a una prueba de paternidad

"Si Alberto II rechaza someterse al test, esto podría considerarse como un índice muy claro de que él es el padre", apuntó uno de los letrados de la mujer, Marc Uyttendaele.

Alberto II de Bélgica dejó hace cinco años el poder, pero los problemas persiguen su cabeza coronada: tendrá que someterse a una prueba de paternidad, según sentenció un tribunal de apelación de Bruselas. Los jueces le dieron un plazo de tres meses al padre del actual monarca para cumplir con la medida.

La sentencia es una importante victoria para la artista Delphine Boël, que desde 2013 lucha por ser reconocida como su hija. Boël, de 50 años, asegura que nació del largo idilio entre su madre, la aristócrata Sibylle de Sélys Longchamps, y el entonces príncipe heredero Alberto.

El rey emérito, que en la actualidad tiene 84 años y se casó en 1959 con Paola Ruffo di Calabria, siempre negó cualquier parentesco con Boël. Según un abogado, está estudiando las posibilidades de éxito que tendría una apelación de la sentencia ante el Tribunal Supremo del país.

Según la sentencia del tribunal de apelaciones en Bruselas, se comprobó mediante un test de ADN que Jacques Boël, el ex marido de su madre, no es el padre de la artista ni en el sentido biológico ni en el legal, lo que según los peritos “justifica el interés legítimo y suficiente para buscar la paternidad en otro hombre”.

“Si Alberto II rechaza someterse al test, esto podría considerarse como un índice muy claro de que él es el padre”, apuntó uno de los letrados de la mujer, Marc Uyttendaele.

Boël presentó su primera demanda de paternidad a Alberto II en el año 2013. Su existencia salió a la luz en 1999 como consecuencia de la publicación de una biografía no autorizada de la reina Paola.

Cuando la baronesa de Selys Longchamps rompió el silencio, detalló la relación que mantuvo durante años con el rey, asegurando que Alberto II y la reina Paola estuvieron en dos ocasiones al borde del divorcio, en 1969 y 1976, y además difundió fotografías de una joven Delphine junto al entonces monarca.

Alberto II reconoció en una entrevista concedida a la cadena de televisión RTL en junio de 2014, apenas unos meses de que estallara el caso, que su matrimonio con Paola pasó por momentos difíciles.