SENADO

19-12-18

Juan Carlos Marino se defenderá en el Senado por la denuncia de abuso sexual

Anunciaron que crearán un protocolo para denunciar casos de abuso y apurará la ley de educación sexual "integral" desde la niñez, como propone una ley con dictamen en Diputados.

El senador radical Juan Carlos Marino romperá el silencio hoy en la sesión del Senado, que comenzará a las 14 con su defensa por la denuncia de acoso sexual presentada el jueves por Claudia Guebel, empleada del Congreso.

 

Lo acordaron los radicales en la reunión de labor parlamentaria, que define el temario de sesión, y luego de alegato seguirán discursos de senadoras que integran la banca de la mujer y este mediodía se reunieron en secreto, por solo 20 minutos.

 

Su presidenta es Norma Durango, del PJ de La Pampa, leal a Carlos Verna y rival de Marino, que sigue sin dar la cara pero se comunicó con la secretaría parlamentaria para anunciar sus próximos pasos. Presentará una nota negando haber abusado de Guebel en su despacho y anticipará que si la justicia pide su desafuero, él mismo lo votará.

 

Es sólo “un gesto”, como le pidieron, pero en los hechos significa poco y nada, porque la inmunidad de los legisladores se limita al arresto. Tampoco piensa pedir licencia y ceder las presidencias de la bicameral de inteligencia y de la biblioteca del Congreso, dos de los presupuestos más altos del parlamento.

 

Algunos radicales imaginaban que tal vez Marino acepte mostrar sus chats donde, según la denunciante, reincidía una y otra vez en el acoso.  Sus compañeras recién le verán la cara mañana temprano, cuando se realice la reunión de bloque prevista inicialmente para esta tarde.

 

Varias firmaron, recién después del mediodía, el documento que las diputadas de la UCR redactaron para repudiar la violencia machista, anunciaron que crearán un protocolo para denunciar casos de abuso y apurará la ley de educación sexual “integral” desde la niñez, como propone una ley con dictamen en Diputados.

 

Ya repasaron ejemplos en otros países, donde si una mujer sufre estas situaciones puede denunciarlo sin que su entorno lo sepa y el victimario es castigado tras una minuciosa investigación.

 

Temprano, Marino le aseguró a sus colegas que aún no había sido notificado, pero a las horas se supo que el fiscal federal Federico Delgado lo imputó junto a su jefe de despacho Pedro Fiorda, ambos mencionados en la denuncia de Guebel. Y solicitó al juez federal Ariel Lijo una serie de medidas de prueba en lo que se trata de una “averiguación de delito”.