ISRAEL

23-01-20

Fernández inauguró su agenda en Jerusalén con una cena de honor en la Residencia Presidencial

El presidente Alberto Fernández participó ayer de la cena de honor que brindó su colega de Israel, Reuvlen Rivlin, en la Residencia Presidencial, en Jerusalén, para los 40 líderes internacionales que hoy participarán de la conmemoración del 75° aniversario de la liberación del campo de concentración nazi de Auschwitz.

Fernández llegó a la residencia oficial a través de calles desérticas, decoradas por una combinación de las luces tradicionales de esta época del año y las sirenas de los convoys de autos de las delegaciones que aprovecharon la ausencia de vehículos y personas para avanzar a toda velocidad. El Presidente asistió solo a la cena de honor, mientras su reducida comitiva recorrió la ciudad, descansó o, en el caso del gobernador bonaerense, Axel Kicillof, el canciller Felipe Solá y el secretario de Asuntos Estratégicos Gustavo Beliz, aprovecharon para visitar el Centro Peres por la Paz y la Innovación, en Jaffa, ciudad de mayoría palestina pegada a Tel Aviv.

Hoy Beliz continuará con este tipo de visitas con una reunión a la tarde en Jerusalén con la Autoridad de Innovación Tecnológica para abrir un diálogo sobre el desarrollo de inteligencia artificial y sus posibilidades. Pero ayer el evento central de la jornada fue la cena de honor del presidente anfitrión, en la que degustaron pescado, lomo y un marquise de chocolate de postre.

Rivlin recibió personalmente a cada uno de los líderes extranjeros en un salón y luego todos pasaron a un espacio más grande, decorado con las banderas del anfitrión del Foro Internacional del Holocausto de este año -Israel- y de todos los países participantes. Le agradeció a todos “por mostrar su compromiso” y destacó que “la responsabilidad de los líderes es forjar el futuro”. “El pasado se lo dejamos a los historiadores”, agregó con una sonrisa.

En inglés, el idioma que todos los oradores de la noche utilizaron, el mandatario israelí anunció el objetivo central del Foro Internacional del Holocausto: “Nos juntaremos para decir Nunca Más”. Fernández aprovechó la cita social para conversar con varios líderes internacionales, como el rey Guillermo de Holanda, Felipe de España y su par italiano, Sergio Mattarella. También charló con el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu y su principal rival en las elecciones de marzo próximo -las terceras en el último año porque ninguno de los dos logra formar gobierno-, el ex jefe del Ejército Benny Gantz.

Fuentes cercanas al presidente Fernández contaron que no se discutió ningunos de los temas que provocan tensión en la relación bilateral: ni la muerte del fiscal Alberto Nisman ni el Memorándum con Irán por la causa AMIA. El discurso en representación de los jefes de Estado y gobierno invitados lo hizo el rey Felipe de España, quien aseguró: “Vinimos a mostrar nuestro respeto por los sobrevivientes y nuestra repugnancia por lo que pasó, pero quizás, aún más importante, es que vinimos a mostrar nuestro compromiso para combatir la ignorancia y el odio que posibilitó el Holocausto”.

“Recordar solo no alcanza. La barbarie puede crecer cuando menos se espera, incluso en países con altos niveles de educación. Por eso, no podemos mirar para otro lado. Esta es una responsabilidad individual y colectiva. No hay lugar para la indiferencia. Nunca más”, concluyó el monarca. El resto de la noche transcurrió con intervenciones musicales y discursos movilizadores, como el del profesor Yehua Bauer, uno de los especialistas en Holocausto más reconocidos, quien hizo un llamado especial para todos los líderes extranjeros que lo escuchaban.

“Tienen que luchar contra el antisemitismo, no por los judíos, sino por sus sociedades. Es un cáncer que crece y se expande”, advirtió el académico. Las palabras finales, antes de la foto grupal que selló la noche, estuvieron a cargo de Moshe Kantor, el presidente de la Fundación Foro Mundial del Holocausto, la organización que desde hace cinco años convoca a líderes del mundo a conmemorar el aniversario de la liberación del campo de exterminio nazi más famoso, Auschwitz, para seguir construyendo memoria y concientizar sobre el antisemitismo que aún existe.

Fernández quedó en la fila del medio en la foto grupal, entre los presidentes de Italia, Mattarella, y de Austria, Alexander Van der Bellen. La cena de hoy funcionó como un preludio del foro de mañana, dado que fue el primer encuentro cara a cara de los líderes internacionales con sus anfitriones y marcó el inicio de un cierre intermitente pero estricto del centro de Jerusalén.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, y su colega alemán, Frank-Walter Steinmeier, participaron junto a Fernández de la recepción oficial pero otras figuras muy esperadas, como el mandatario ruso Vladimir Putin y el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, no fueron de la partida porque se espera su llegada al país en las próximas horas.