MEDIO AMBIENTE

21-10-19

Encuentro interinstitucional para abordar la problemática de las exóticas invasoras

Se concretó una reunión interinstitucional para abordar la problemática de las Especies Exóticas Invasoras en Jujuy, organizada por el Ministerio de Ambiente de Jujuy, con participación de representantes del Ministerio de Desarrollo Económico y Producción, el SENASA, Gendarmería Nacional y el Instituto de Biología de Altura dependiente de la Universidad Nacional de Jujuy (UNJu).

La oportunidad fue propicia para una introducción a la problemática de las EEI, que estuvo a cargo del equipo técnico de la Secretaría de Biodiversidad del Ministerio de Ambiente. Los biólogos brindaron un panorama general sobre la situación, para luego dar lugar a la exposición de Jorge Orellana, responsable de Manejo de Plagas Agrícolas de SENASA Central, entidad que trabaja en cooperación con las provincias afectadas por las exóticas invasoras.

En esta primera oportunidad se abordó la presencia del Caracol Gigante Africano en nuestro país, más precisamente en Misiones y Corrientes. En el caso de Jujuy, aún no se han detectado ejemplares de esta especie, por lo que las tareas a realizar son prioritariamente preventivas, y su éxito debe lograrse a través de un trabajo coordinado y en red de sectores públicos, privados y la comunidad en general.

El objetivo principal de la prevención y concientización de la ciudadanía acerca de este tema, apunta sobre todo a evitar el ingreso a la provincia de esta especie exótica invasora y de otras que puedan llegar a significar un peligro para la biodiversidad y particularmente, prevenir los daños a la salud pública, al ambiente y a la agricultura que genera la intromisión de éstas especies.

 

El Caracol Gigante Africano

Esta especie oriunda de África, fue introducida en América de manera voluntaria, para ser comercializada como especie comestible, pero ante la inviabilidad comercial, los criaderos se abandonaron y eso provocó su dispersión por todo el continente.  En nuestro país fue introducida también de manera voluntaria como carnada para la pesca, y para ser utilizada como mascota.

Es una especie que predomina en lugares con climas húmedos, puede poner hasta 1000 huevos por año lo que significa una sobrepoblación, y compite con otras especies de caracoles nativos, además de devorar todo tipo de vegetales de huertas, plantas ornamentales, césped y árboles. También provoca daños a la salud humana por ser vector de parásitos que provocan Meningitis y graves hemorragias digestivas, por lo que se aconseja nunca manipular esta especie sin guantes, y en caso de saber de la presencia de ellos, comunicarse a las entidades pertinentes para su monitoreo y posterior eliminación.

Es importante conocer y valorar la biodiversidad nativa para protegerla, y entender que las especies exóticas invasoras pueden generar grandes daños, y en muchos casos difícil de revertir.