CORONAVIRUS-JUSTICIA

03-04-20

El Tribunal Superior de Jujuy habilitó el trabajo remoto para funcionarios judiciales

El Superior Tribunal de Justicia de Jujuy dispuso hoy el trabajo remoto para los jueces y secretarios, los cuales quedaron habilitados para el dictado de resoluciones interlocutorias, sentencias definitivas y resoluciones de incidentes, informaron fuentes judiciales.

La decisión del máximo tribunal provincial se enmarca en la extensión de la feria judicial extraordinaria por la declaración de emergencia sanitaria y el aislamiento social, preventivo y obligatorio de los ciudadanos para mitigar los efectos del coronavirus. Las mismas adoptadas firmada por el presidente del Alto Tribunal, Sergio Jenefes, “contempla la finalidad de consolidar la seguridad jurídica establecida por la ley en relación a los plazos de prescripción; las inquietudes planteadas por parte de letrados de la matrícula y del Colegio de Magistrados y Funcionarios de Jujuy”, indicaron fuentes tribunalicias.

La resolución estableció que los magistrados y secretarios, llevarán adelante el trabajo desde sus casas, “dictando resoluciones interlocutorias, sentencias definitivas y resoluciones de incidentes, en la medida de que las circunstancias y/o posibilidades se lo permitan”. Ello, añadió, permitirá “evitar demoras en los procesos una vez que se ordene el inicio de la actividad judicial” por lo que los funcionarios deberán “extremar las medidas de seguridad en el momento del retiro de expedientes de las oficinas, debiendo dejarlo asentado en libros especiales de la Guardia Policial de los respectivos edificios”.

Otro de los puntos habilita a la mesa general de entradas del Poder Judicial, “recibir las demandas que tengan como fin acciones interruptivas de prescripción de cualquier competencia material”, las cuales “serán ingresadas al sistema de gestión judicial para su correspondiente sorteo una vez normalizada la actividad tribunalicia”, agregó la información. Asimismo, el Tribunal ordenó al Departamento de Sistemas la puesta en marcha de “herramientas informáticas necesarias tendientes a la informatización de escritos judiciales”, por parte de los letrados de la matrícula, cumpliendo con los extremos legales de nuestra legislación de forma.