PAMI

12-09-18

El impacto de la inflación en los remedios y productos esenciales de los jubilados

No sólo su poder adquisitivo no les alcanza para comprar bienes de consumo básicos, también se encuentran en un contexto desfavorable en torno a los medicamentos.

Los jubilados vuelven a quedar en medio de la crisis económica. No sólo su poder adquisitivo no les alcanza para comprar bienes de consumo básicos, también se encuentran en un contexto desfavorable en torno a los medicamentos. PAMI recorta sus prestaciones y disminuye la cobertura de medicamentos, se registra una tendencia preocupante de incremento sostenido de los precios de venta de los mismos.

 

El promedio del aumento de los 50 medicamentos más consumidos por los adultos mayores en el periodo mayo 2015-agosto 2018 es del 157,8%, habiendo sido en el mismo periodo el aumento en la movilidad jubilatoria solo del 111,9%

 

En promedio los precios de los 50 principales remedios aumentaron 5,5% en sólo una semana, mientras que el promedio de los 10 que más aumentaron alcanza el 11,2%, con algunos casos de productos que incrementaron su precio en hasta 18,5%.

Al quitar el PAMI y el Remediar, la entrega gratuita de medicamentos puso en grave riesgo no solo la salud de las personas mayores y sino también la calidad de vida de aquellas que presentan patologías crónicas las cuales sin tratamiento oportuno generan discapacidades y aumentan la fragilidad y la dependencia de las personas mayores.

 

la mayoría de las personas de 60 años y más consumen en promedio entre 4-8 medicamentos, lo que hace inevitable el impacto negativo tanto en su economía como en su salud. Esta situación es sumamente preocupante, no sólo porque la imposibilidad del acceso a los medicamentos aumenta la mortalidad, sino porque además aumentan la morbilidad de patologías que generan dependencia y discapacidad, como lo es la concurrencia de un ACV con hemiplejía, consecuencia de la falta de un tratamiento antihipertensivo adecuado y oportuno.

En lo que respecta los productos ortopédicos y analizando los precios de distintos insumos y ayudas técnicas necesarias para el cumplimiento de estos objetivos, se puede verificar el significativo incremento que estos han sufrido desde el año 2015 a la fecha, y particularmente en los últimos dos meses.

 

Considerando el relevamiento que se presenta hacia el final del informe, el promedio de aumentos de estos productos ha alcanzado un 232,70% desde 2015 a la fecha y en tan sólo los últimos dos meses se incrementaron en 23,81%

 

 

De esta manera, se han verificado aumentos de hasta el 413,29%, en implementos necesarios para el ejercicio de la autonomía como lo son las sillas de ruedas. Si tomamos un modelo motorizado (MX4), con asiento de 56 cm, reforzado, para un peso máximo de 170 kg, y autonomía de 20 km; verificamos que en 2015 el precio de venta era de $22.748. En la actualidad el mismo modelo puede adquirirse al precio de $116.764, representando un aumento del 413,29%. Por otra parte la ENCAVIAM 2012 desarrollada por el INDEC (Encuesta Nacional de Calidad de Vida de Adultos Mayores) arroja como resultados que las caídas son frecuentes en la vida de las personas mayores, y muchas veces van acompañadas de fracturas y de deterioro en la calidad de vida de la Persona Mayor. El 32% de los personas mayores según la ENCAVIAM se cayó en los últimos dos años de realizada la encuesta y de ese total más de la mitad (56%) se cayó más de una vez.

 

El mayor porcentaje de caídas ocurre en el grupo de edad más avanzada. Un 40% de las personas de 75 años y más ha sufrido al menos una caída. De aquellos que han tenido caídas la mitad (49,2%) tuvo como consecuencia la fractura de algún hueso. La incidencia de las fracturas también aumenta con la edad: un 46% de las personas de 60 a 74 años y un 57% entre los de 75 años y más. Las mujeres mujeres son las mas perjudicadas en las caídas dado que se fracturan en un 63% mientras que los varones lo hacen en un 29%. Es por ello que el uso de ayudas técnicas y productos de apoyo como lo son las sillas de ruedas, los bastones, andadores y camas ortopédicas resultan fundamentales para tratar estos problemas de salud y sus consecuencias y mantener la independencia y autonomía de las personas mayores el máximo posible. Lamentablemente hoy estos productos se hacen inaccesibles.