CONICET-PALEONTOLOGÍA

29-07-20

Descubren “joya paleontológica” de 230 millones de años que había sido ignorada

Un grupo de cientificos del Conicet La Plata descubrió en La Rioja, en el límite con el Valle de la Luna, piezas paleontológicas de 230 millones de años en una zona que, pese a ser cuna de valiosos hallazgos, incluido un dinosaurio, había sido históricamente ignorada.

“Durante décadas, la mayoría de los fósiles fueron encontrados en San Juan, y recién a comienzos de 1960 hubo hallazgos en el mismo terreno, pero del lado riojano”, explicó Julia Desojo, investigadora del CONICET en la Facultad de Ciencias Naturales y Museo de la Universidad Nacional de La Plata. Se trata del Cerro Las Lajas con rocas de aproximadamente entre 231 y 221 millones de años de antigüedad, y la Formación Ischigualasto, una unidad geológica perteneciente al Triásico Superior.

Según la autora, el paleontólogo José Bonaparte, responsable del descubrimiento de restos de faunas extintas, en una campaña de 1962 descubrió un arcosaurio que fue bautizado posteriormente Venaticosuchus rusconii, y un ejemplar de dinosaurio herbívoro primitivo llamado Pisanosaurus mertii, pero, a pesar de los descubrimientos, “siguió estudiando otras áreas y esta zona quedó relegada”.

En 2013, aprovechando una visita a la ciudad de La Rioja junto a otros investigadores, Desojo improvisó una exploración a la localidad Hoyada del Cerro Las Lajas, limitante con el Valle de la Luna en San Juan, y aunque encontraron pocos materiales, intuyeron que había más y organizaron tres campañas en 2016, 2017 y 2019. De esos viajes volvieron con un gran número de huesos de animales que vivieron en épocas remotas y todas las novedades se publican hoy en la revista Scientific Reports.

El equipo consiguió exhumar más de cien nuevos fósiles de vertebrados que fueron ingresados a la colección del Centro Regional de Investigaciones Científicas y Transferencia Tecnológica de La Rioja. Los más abundantes pertenecen a distintas especies de arcosauromorfos, grupo muy primitivo que incluye al linaje de los cocodrilos y los dinosaurios, entre los que aparecen ejemplares hasta ahora desconocidos.

“Pudimos reconocer por primera vez en la zona la presencia del género Teyumbaita, un arcosauromorfo con un cráneo robusto y picudo que medía hasta 2 metros y que solo se conocía previamente en rocas de la misma antigüedad pero en Río Grande del Sur, en Brasil”, relató Desojo. Entre los descubrimientos, se destacan además restos del cráneo y esqueleto axial de otros tres animales emparentados con cocodrilos actuales no solo por su apariencia sino por tener hábitos semiacuáticos: Proterochampsa, Aetosaurorides (a su vez también parecido a una mulita), y un paracocodrilomorfo que no se pudo determinar con exactitud.

Asimismo, aparecieron restos de cinodontes, formas relacionadas a los mamíferos, más específicamente correspondientes al género Exaeretodon, un herbívoro cuadrúpedo del tamaño de un tapir. Si bien se trata de una fauna de la que hay registros para esa época a nivel mundial, no había hasta el momento evidencias de su existencia en ese territorio. Además de extracción de fósiles, el equipo aprovechó las campañas para confeccionar una columna estratigráfica de la localidad con mil metros de espesor, esto es, un gráfico que representa la secuencia de rocas sedimentarias.

“El estudio multidisciplinario realizado en esta clásica localidad del oeste riojano aumenta el conocimiento geológico y paleontológico regional y aporta información crucial para el desarrollo de un nuevo geositio aplicado al geoturismo que tan importante es para la provincia”, expresó Lucas Fiorelli, investigador que también coordinó las campañas.