CHUBUT

18-12-18

Declararon la alerta sanitaria, tras una tercera víctima fatal por hantavirus

El ministro de salud, Adrián Pizzi, confirmó que "son nueve los casos positivos de hantavirus, entre ellos el de la mujer que murió y que no estaba confirmado como tal hasta primera hora de este lunes".

La provincia de Chubut declaró la alerta sanitaria en Esquel luego de confirmarse casos de hantavirus en la zona cordillerana de Epuyén. El lunes a la madrugada murió una mujer y luego se conoció que fue por el virus transmitido a través de roedores.

Desde el hospital de Esquel, las autoridades informaron que días atrás una mujer entró a la guardia con síntomas similares a los del hantavirus. Su cuadro empeoró en las últimas horas y, finalmente, murió este lunes.

 

El ministro de salud del Chubut, Adrián Pizzi, confirmó que “son nueve los casos positivos de hantavirus, entre ellos el de la mujer que murió y que no estaba confirmado como tal hasta primera hora de este lunes”. De esta manera, destacó que “son tres las muertes fatales por esta enfermedad”.

“A eso hay que agregarle otros dos casos sospechosos de pacientes que se encuentran internados con distinto grado de evolución, pero que se necesita la confirmación desde el Malbrán, en un cuadro de brote por el que se declaró el alerta sanitario”, aclaró el funcionario.

 

La tercera víctima fatal por hantavirus es una mujer de 38 años, empleada del Hospital de Epuyén. Su caso se suma al de una chica de 14 años -el 2 de este mes- y al empleado municipal de Epuyén de 61 que murió el martes de la semana pasada.

El director asociado del Área Programática del hospital zonal de Esquel (HZE), Jorge Elías, detalló que los casos de hantavirus detectados son caratulados como “brote” porque “se dan en un mismo contexto, en la localidad de Epuyén en el mismo tiempo y el mismo lugar” por lo que tomó fuerza en las últimas horas la posibilidad de que se haya transmitido por contagio interpersonal.

 

La forma más frecuente conocida de cómo se propaga la epidemia es a través del virus que transmite el pequeño roedor “Oligoryzomys longicaudatus”, conocido como “ratón colilargo” en la cordillera, que prolifera sobre todo en la época de la floración de caña colihue.

 

Sin embargo el equipo multisectorial que se constituyó con especialistas de Nación y después de varias horas de analizar la situación y con los datos al día, llegaron a concluir en la hipótesis de la “transmisión interhumana”.