MAIMARÁ

02-12-19

Celebrarán los 40 años del Museo Posta de Hornillos

El Ministerio de Cultura y Turismo invita a la comunidad en general a celebrar el 40° Aniversario del Museo de la Posta de Hornillos que tendrá lugar en sus instalaciones ubica sobre la Ruta Nacional N° 9, a 2 kilómetros al sur de la localidad de Maimará, el martes 3 de diciembre del presente año.

Diariamente, el Museo -creado el 3 de diciembre de 1979 con el objetivo de exponer en sus salas, elementos tradicionales de la vida cotidiana correspondientes a diferentes períodos de nuestra historia-, recibe la visita de cientos de jóvenes estudiantes de todo el país y de turistas del mundo que llegan atraídos por la fascinante historia y la belleza única del lugar.

La Secretaría de Cultura, a través de la Dirección Provincial de Patrimonio, organizó para la celebración el siguiente programa: 11,00 horas Recepción de autoridades; 11,15 horas Inicio el acto oficial con la entrada de las Banderas de Ceremonias de los establecimientos educativos presentes, centros gauchos y Banderas de guerra del Rim 20, Gam 5, entonación del Himno nacional a cargo de la banda de Música de Rim 20 y retiro de las insignias Patrias. A las 11,30 horas palabras alusivas a cargo de alumnos de la Escuela Primaria de Maimará y autoridades del Gobierno de la Provincia.

A las 12,20 Entrega de certificados a los guías locales de La Posta y una mención especial. Luego actuación de la Orquesta de Música a cargo del Ministerio de Educación de la Provincia. Posteriormente, se concretará el desfile Gaucho y Militar, paralelamente habrá una exposición y venta de artesanías a cargo de los talleres Libres de Arte y Artesanías de Tilcara. A las 14 horas Almuerzo criollo con espectáculo de música en vivo.  A las 15 horas, Destrezas gauchas a cargo del Centro Gaucho Álvarez Prado de Tilcara e instituciones tradicionalistas invitadas. Culmina a las 17,30 horas con el arriamiento de la enseña Patria a cargo de los Gauchos de la Quebrada de Humahauca.

 

La Posta de Hornillos

El Monumento Histórico Provincial, ubicado sobre la ruta Nacional N°9, a 2 kilómetros al sur de la localidad de Maimará, con un marco natural que maravilla a quienes lo visitan, es una construcción de mampostería de adobe y cubierta de torta de barro, que data de finales del siglo XVI. La propiedad, originalmente pertenecía a Don José Gregorio Álvarez Prado, en este predio hacia el año 1772, se estableció una posta para viajeros, que más tarde se transformaría en un destacamento militar, jugando un rol preponderante durante las Guerras de la Independencia.

El correr del tiempo y la falta de mantenimiento, la vieja casona se fue deteriorando poco a poco. En 1955,  el pintor Quinquela Martín, luego de una visita a Jujuy, publicó una nota en Buenos Aires haciendo referencia al valor histórico de la Posta de Hornillos, generando con ello, un nuevo interés de las autoridades locales, que la declaran en 1959, Monumento Histórico Provincial. En el año 1979, tras su restauración, se crea el Museo Posta de Hornillos con el objetivo de exponer en sus salas, elementos tradicionales de la vida cotidiana correspondientes a diferentes períodos de nuestra historia.

En el año 2000 a traves de una restauración integral del edificio, se logra la puesta en valor del Patrimonio Cultural de la Finca de Hornillos. Y en el año 2002 es declarado Lugar Histórico Nacional.

El museo va a reorganizarse en quince salas que rodean cuatro patios. En ellas se recrean las cuadras del destacamento, la cocina y el comedor, los dormitorios, las celdas, las caballerizas, el patio de armas y la cochera, generando un recorrido a través del tiempo que inicia con la colección arqueológica, las armas españolas y criollas del siglo XVI al XIX, los medios de transporte y el mobiliario del período colonial a finales del siglo XIX. Asi es que sala a sala nuestro devenir histórico se ve reflejado en cada uno de los elementos que el Museo ofrece a sus visitantes.

El conjunto, inserto en un espacio amplio, abierto y arbolado, sobre la margen derecha del Río Grande, se completa con una pequeña capilla construida en el siglo XX y con un manantial de agua que genera un punto de atracción y encuentro rodeado de la belleza natural de la Quebrada de Humahuaca. Desde su creación hasta la actualidad, el museo recibe diariamente la visita de cientos de jóvenes estudiantes de todo el país y de turistas del mundo que llegan atraídos por la fascinante historia y la belleza única del lugar.