PAMPA BLANCA/ SAN PEDRO

20-09-19

Avanza la transformación en autopista de la ruta 34

Beneficiará a más de 7.000 usuarios del noroeste argentino. Es financiado por el Ministerio de Transporte, a través de Vialidad Nacional, mediante el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) por $2.900 millones.

La transformación en autopista de la RN 34 entre el límite con Salta y la zona de El Cuarteadero (RN 66) avanza a buen ritmo y en distintos sectores. El proyecto abarca un tramo de 26 km del corredor en el sur de la provincia y actualmente cuenta con un avance en torno al 20 por ciento. Uno de los principales frentes de trabajo se desarrolla a la altura del puesto de control caminero, a la altura del límite con Salta, donde ya fue construida la nueva calzada de hormigón y culminaron los trabajos de riego de imprimación previas a la colocación de la primera capa de asfalto.

En este marco, también finalizó la construcción de las pilas y los estribos de los futuros puentes ubicados sobre los distribuidores de la RP 61 y se están construyendo las fundaciones del puente del distribuidor de la RP 42. Al mismo tiempo, se están desarrollando diversas tareas en el distribuidor de la RP 43 como las fundaciones del puente, la ejecución de terraplenes, y el avance importante en la construcción de alcantarillas.

Más al norte, cerca de la zona de El Cuarteadero se están construyendo las vigas de un segundo puente que se desarrollará sobre el cruce con RN 66. A lo largo de todo el tramo intervenido de la ruta 34 evoluciona conformación de terraplenes, base y sub-base granular y la restructuración del sistema hidráulico de la autopista, mediante alcantarillas y sifones rediseñados. “Esta es una de las obras viales más importantes que tenemos en marcha en todo el país. La transformación de la ruta 34 es una iniciativa fundamental para el desarrollo del noroeste argentino y el crecimiento de sus economías regionales”, destacó Patricia Gutiérrez, administradora general de Vialidad Nacional.

La nueva autopista optimizará las condiciones de circulación en el interior de la provincia y agilizará los tiempos de viaje entre las ciudades de Salta, San Salvador y San Pedro. El proyecto reducirá los costos logísticos del transporte de cargas internacional y dinamizará el desarrollo de la agricultura, el comercio y la minería.