23-01-19

Aumentó la tensión en Venezuela en la víspera de una protesta clave para la oposición

La tensión política en Venezuela aumentó hoy, en la víspera de una jornada de protestas considerada clave por la oposición, con acusaciones del gobierno a sus adversarios internos y a Estados Unidos, y la decisión del parlamento de asumir de hecho facultades del Poder Ejecutivo.

El ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez, afirmó que el partido Voluntad Popular (VP) recibió armas de un pequeño grupo de militares alzados ayer, con el supuesto objeto de implementar las “órdenes” de Washington. Rodríguez sostuvo en declaraciones a periodistas que “algunos” de los detenidos por el pequeño levantamiento dijeron que entregaron armas “a civiles pertenecientes a la célula terrorista VP para que se perpetraran hechos de violencia, heridos y muertes en la manifestación opositora” de mañana.

Según el funcionario, la “operación de falsos positivos” consistiría en “uniformar” con ropa de las fuerzas armadas venezolanas a “estas células terroristas” que “eventualmente dispararían el día de mañana contra la manifestación opositora”, consignó la agencia de noticias Efe. El ministro también cargó contra el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, quien en un video difundido hoy por la Casa Blanca se solidarizó con los opositores venezolanos (“estamos con ustedes”, dijo) y sostuvo que el presidente Nicolás Maduro “es un dictador sin derecho legítimo de poder”.

“Esto que les da Mike Pence no es una recomendación, es una orden que les da, les da la orden de quemar, les da la orden de matar, les da la orden de que se perpetúen (sic) actos de falsos positivos mañana”, replicó Rodríguez. Tanto el chavismo como la oposición convocaron para mañana a manifestaciones callejeras en una fecha que es emblemática en Venezuela desde que el 23 de enero de 1958 cayó la dictadura del general Marcos Pérez Jiménez.

Esas marchas tendrán lugar en el contexto del nuevo mandato iniciado el 10 de este mes por Maduro, que es desconocido por la oposición y por gran parte de la comunidad internacional por haber surgido de elecciones cuestionadas por su falta de imparcialidad. Al respecto, la Asamblea Nacional (AN, parlamento), el único de los poderes públicos de Venezuela en manos de la oposición, declaró la semana pasada que Maduro usurpa la Presidencia y comenzó a debatir hoy un proyecto de ley de transición a la democracia.

Aunque nunca declaró que se hacía cargo del gobierno, la AN asumió hoy de hecho facultades constitucionales del Ejecutivo al anular el retiro del país de la Organización de Estados Americanos (OEA) dispuesto por Maduro y designar un embajador ante ese organismo. La AN declaró “absolutamente inconstitucional y nula” la renuncia a la OEA dispuesta por Maduro en 2017, designó embajador ante ese organismo al abogado Gustavo Tarre Briceño, y explicó que lo hizo “asumiendo las competencias que dicta la Constitución”.

Las manifestaciones de mañana fueron precedidas ayer por 30 protestas opositoras en diversos barrios de Caracas, que se extendieron hasta la madrugada de hoy, según el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS). En ese contexto, en el que las fuerzas armadas representan el principal soporte de Maduro, el presidente de la AN, Juan Guaidó -que pertenece a VP-, pidió a los militares que no disparen a los manifestantes opositores.

“No te estamos pidiendo que des un golpe de estado, no te estamos pidiendo que dispares; todo lo contrario, te estamos pidiendo que no nos dispares, que defiendas junto a nosotros el derecho que tiene nuestro pueblo”, dijo Guaidó en un video. Ayer, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) declaró inconstitucional a la AN y sostuvo que “no tiene junta directiva”, lo que implica un desconocimiento de sus autoridades encabezadas por Guaidó. Poco después de que quedara con mayoría opositora, a comienzos de 2016, el TSJ declaró al parlamento “en desacato” y nulos a todos sus actos.