CORONAVIRUS-BRASIL

20-03-20

Ascienden a 7 los muertos en Brasil, todos mayores de 60 años, y cierran fronteras terrestres

Tres personas mayores de 60 años que estaban internadas fallecieron en las últimas horas, con lo cual ascendió a 7 la cifra de muertos por coronavirus Covid-19 en Brasil, que reportó 621 casos confirmados y hoy comenzó un acelerado operativo de reducción de actividades y medidas como el cierre de las fronteras terrestres con Argentina y otros siete países.

De acuerdo a las secretarias de salud estaduales, dos personas murieron en Río de Janeio y otra en Sao Paulo en las últimas 24 horas, en el medio de medidas contra reloj que comenzó a tomar el gobierno, luego de que el presidente Jair Bolsonaro, hace 9 días, dijera que la pandemia era una “gripe más” y una “fantasía”. Ante el aumento de infectados y muertos, el gobierno de Bolsonaro lanzó una serie de medidas para hacer frente a la pandemia, como el cese por al menos dos meses del cobro de cuotas de préstamos personales de familias y jubilados y pequeñas empresas en el banco público Caixa Económica Federal.

Más tarde, una resolución del Ministerio de Justicia y de Salud publicada en el boletín oficial ordenó a partir de hoy el cierre de las fronteras terrestres con Argentina, Uruguay, Paraguay, Colombia, Perú, Bolivia, Guyana, Guayana Francesa y Surinam para extranjeros no residentes. La frontera con Venezuela ya había sido cerrada el martes y ahora el gobierno negocia con Uruguay cómo será el cierre del límite terrestre en las próximas horas.

Las cargas con camiones no serán prohibidas, así como la convivencia en las llamadas “ciudades gemelas” que comparten las fronteras secas, divididas apenas por una calle de libre tránsito, como ocurre por ejemplo en lugares de las provincias de Misiones y Corrientes. En la resolución del gobierno no hubo mención al transporte aéreo. Sin embargo, con algunas excepciones, las aerolíneas han dejado de viajar al exterior o a hacer escala en el país para seguir viaje a otros países de la región, como Argentina. Por ahora las víctimas fatales se concentran en los estados de Rio de Janeiro y San Pablo.

En este último, el mayor estado del país con 44 millones de habitantes, todos los fallecidos son de la misma red de medicina privada Prevent Senior, clínicas destinadas a la tercera edad. La  multiplicación de casos llevó hoy a la ciudad de San Pablo, la más grande de Sudamérica, a comenzar mañana a frenar su marcha frenética: los locales nocturnos fueron prohibidos y no habrá comercio directo al público ni en restaurantes ni en bares, apenas servicios de alimentación para llevar, mercados, estaciones de servicio y farmacias.

En la ciudad de Rio de Janeiro, otra de las más afectadas del país, algunas de estas medidas restrictivas ya se pusieron en práctica. El primer caso fatal en el estado de Río de Janeiro fue el de una empleada doméstica de 63 años que falleció por coronavirus y se convirtió en la quinta víctima reportada por las autoridades brasileñas, informaron hoy las autoridades. El gobierno del estado de Río de Janeiro explicó que la mujer falleció en el municipio de Miguel Pereira, a 100 kilómetros de la capital carioca, y que era una paciente que tenía diabetes e hipertensión.

Según la información oficial, la víctima se contagió el coronavirus de una mujer a la que le limpiaba la casa, que está infectada y había viajado al exterior recientemente. La segunda víctima mortal en Río de Janeiro fue un hombre de 64 años que falleció en un hospital privado del municipio de Niteroi y había sido contagiado por un hijastro que regresó desde Nueva York, Estados Unidos. “Pido a la población que crea en la gravedad de la situación y siga las orientaciones de las autoridades de evitar salir de casa e ir a las unidades médicas sin necesidad”, dijo el secretario de salud de Río de Janeiro, Edmar Santos.

Las palabras del secretario estaban también dirigidas a Bolsonaro, quien ha calificado al alarma mundial y las medidas de cuarentena en el mundo como “una histeria”. Esta no es la única tensión política que protagoniza el gobierno de Bolsonaro por el coronavirus. Hoy la embajada de China en Brasil acusó de irresponsable y de haber contraído “un virus mental” al diputado Eduardo Bolsonaro, hijo del presidente, por haber acusado al país asiático y principal socio comercial desde 2009, de haber ocultado informaciones sobre el coronavirus, en línea con el gobierno de Estados Unidos.

La confrontación diplomática escaló aún más cuando el vicepresidente Hamilton Mourao desautorizó hoy al hijo de Bolsonaro y destacó que el diputado “no habla por el gobierno”. Sin embargo, en paralelo, el canciller Ernesto Araújo calificó de “inaceptable” la reacción de la embajada china, en una muestra más de las tensiones internas que existen dentro del gobierno brasileño. Desde el Congreso, en tanto, todo el frente parlamentario del agronegocio repudió al diputado Bolsonaro, quien finalmente terminó emitiendo un comunicado en el que aseguró que no quiso ofender al pueblo chino y pidió respetar su libertad e inmunidad de expresar su opinión.